¿Qué es orar sin cesar? ¿Como puedo orar sin cesar?


Orar sin cesar es orar sin descanso, es orar sin desmayar, es orar todo el tiempo.  Orar sin cesar es estar en comunicación con Dios en todo tiempo, sumergirnos en su presencia, en su ser, en su esencia.  Orar sin cesar es ponerlo todo a los pies de Dios e implorarle a Dios que se encargue de nuestras vidas por completo.

Orar sin cesar es una expresión muy popular o escuchada en conversaciones sobre la oración, y quizás tú te has preguntado o te han preguntado a ti, ¿qué significa orar sin cesar? ¿cómo se puede orar sin cesar? Para entender lo que es orar sin cesar o como se puede orar sin cesar, es importante definir dos temas o dos palabras; primero que es orar, que es la oración y segundo que es orar sin cesar.  La razón por la cual se comenta mucho sobre orar sin cesar es por que la biblia está llena de versículos expresando que tenemos que orar, y aun mas en el libro de 1 Tesalonicenses capitulo 5 versículo 17 específicamente nos dice que tenemos que orar sin cesar.

1 Tesalonicenses 5:15-17

15 Miren que ninguno devuelva a otro mal por mal, sino que procuren siempre lo bueno los unos para con los otros, y para con todos.

16 Estén siempre gozosos. 17 Oren sin cesar.

¿Qué es la oración?

Para entender que es orar sin cesar y como hacerlo, empecemos por definir lo que es la oración. La oración es una conversación con Dios.  La oración es la forma de comunicarnos con Dios, es crear una relación con Dios, es amar a Dios y ser amados por él.  La oración no es unilateral, en otras palabras, no es de una sola vía, la oración es de dos vías, nosotros nos comunicamos con Dios, pero Dios también se comunica con nosotros por medio de la oración.  Por esta razón la oración es tan importante para nuestras vidas, porque nos permite estar conectados con Dios y crear esa relación que tanto necesitamos y anhelamos.

Muchas veces hablamos de que queremos crear una relación intima con Dios, pero cuando reflexionamos en nuestra vida de oración, nos damos cuenta de que no estamos haciendo lo necesario para crear y fortalecer esa relación.  Si yo quisiera crear una relación con una persona, yo trato de comunicarme con la persona, la llamo, hablamos, le puedo escribir, la escucho, trato de siempre estar en comunicación con la persona.  Para crear esa relación necesito comunicarme con la persona para conocer mas de la persona y que la persona conozca mas de mí.  Es muy difícil conocer a una persona o crear una relación con una persona a la cual no le hablamos, no la vemos, no compartimos.

Lo mismo pasa con nuestra relación con Dios, queremos formar una relación con Dios, pero no le hablamos, no le escribimos, no lo buscamos, no lo escuchamos, no nos comunicamos con él.  Por esta razón se nos hace tan difícil conocer a Dios, conocer lo que se nos a revelado y se nos hace tan difícil crear esa relación con él.  La oración es precisamente ese método de comunicación con Dios, es hablar con Dios como queremos hablar con alguien con quien queremos formar una relación, alguien a quien queremos conocer y queremos que nos conozca.  Mencione que la oración no era unilateral, porque, como toda relación, debe de tener dos participantes, por lo cual cuando oramos a Dios, estamos hablando con Dios, pero a la vez escuchando a Dios.

Cuando hablamos o nos comunicamos con las personas, usualmente tenemos diferentes temas de conversación, hablamos de nuestros problemas, de nuestras tristezas, de nuestras alegrías, de nuestras esperanzas, de nuestras metas, de muchas cosas, por lo cual las conversaciones tienen diferentes temas y diferentes propósitos.  De igual manera cuando oramos, cuando nos comunicamos con Dios, tenemos diferentes temas, diferentes maneras de hablar con él, de expresar nuestras inquietudes y de escucharlo.  En lo general la iglesia categoriza las oraciones en cinco categorías principales: Bendición, Petición, Intercesión, Acción de Gracia y Alabanza.  En una oración podemos tener elementos de estas cinco categorías o podemos concentrarnos en una sola categoría.  En otras palabras, cuando hablamos con Dios podemos estar expresando una de las categorías (como intercesión) o podemos conversar con Dios y hablar de las cinco.

Categorías de la Oración

Bendición:

La oración de bendición es una en la cual estamos adorando a Dios.  Reconocemos su grandeza y lo adoramos como Dios.

Petición:

La oración de petición es cuando hablamos con Dios y le hacemos una petición específica, le pedimos o le rogamos por alguna petición que tengamos.

Intercesión:

La oración de intercesión es similar a la petición, en que estamos pidiéndole a Dios algo especifico, pero la diferencia de petición y intercesión (cuando hablamos de la oración) es que en la intercesión estamos pidiendo por otra persona, estamos implorando por el bien de otro.

Acción de Gracia:

La oración de acción de gracia es la oración en la cual agradecemos a Dios lo mucho que nos a bendecido. Es una oración de agradecimiento.

Alabanza:

La oración de la alabanza es por la cual reconocemos la grandeza de Dios, su poder y todo lo que hace por nosotros y se lo expresamos en alabanzas, en reconocimiento o mérito.

Como puedes ver en un momento de oración, cuando estamos en comunicación con Dios, podemos hablar o reflexionar sobre cualquier de estas categorías o todas. Lo mas importante de la oración es que oremos.

Formas de Orar

Aparte de las categorías de oraciones, también existen tres formas de orar: vocal, mental y contemplativo.

Vocal:

La oración vocal es la que hacemos en voz alta, que se puede escuchar por las personas alrededor.

Mental:

La oración mental es la que hacemos en nuestro interior, con nuestra mente y es usualmente mas personal por que es individual, nuestra y los demás no la pueden escuchar.

Contemplativa:

La oración contemplativa es la oración en la cual nos despejamos de todo, dejamos que Dios nos hable y lo escuchamos en el silencio de nuestra contemplación.

Tipos de Oraciones de la Iglesia

La iglesia nos enseña que hay muchos métodos, formas y clase de oraciones, que podemos adoptar, me gustaría mencionar algunas de las más comunes.

Lectio Divina

La lectio divina es la oración por medio de la lectura de la biblia.  La palabra de Dios es la palabra de Dios y Jesús directamente aplicada a nuestras vidas, por esta razón una de las formas mas efectivas de orar es por medio de la palabra.  Dios nos habla directamente por medio de su palabra y por esta razón la lectio divina es una forma de orar muy popular. La lectio divina contiene cuatro elementos.

  • Leer la biblia en voz alta
  • Meditar/reflexionar sobre el pasaje que se leyó
  • Orarle a Dios para pedir claridad y dirección sobre el pasaje que se leyó
  • Contemplar sobre lo que se leyó, escucho, oro y la respuesta de Dios

Meditación de San Ignacio de Loyola

La meditación de San Ignacio de Loyola consiste en leer un pasaje de la biblia y meditar en ese pasaje.  La meditación de ese pasaje es en forma de revivir el pasaje.  Por esta meditación, tratas de encontrarte en el pasaje, de ver lo que se veía en el pasaje, de escuchar lo que se escuchaba, de sentir lo que sentían, y luego reflexionar sobre que mensaje tiene Dios para ti por medio de este pasaje.  Por ejemplo, si lees el pasaje de la tormenta en alta mar con los discípulos y Jesús durmiendo, te imaginas que tú eres uno de los discípulos y estas en medio de la tormenta, que ves, que oyes, que sientes, ¿qué te dice Dios por medio de ese pasaje?

Meditación de San Agustín

La meditación de San Agustín es similar a la de San Ignacio de Loyola, en que lees un pasaje de la biblia y reflexionas sobre el pasaje.  La diferencia es que, en vez de trasladarte a el tiempo del pasaje, en esta meditación, traes el pasaje hacia tu vida de hoy.  Por ejemplo, si usamos el mismo pasaje de la tormenta y los discípulos, en vez de reflexionar en que eres un discípulo y estas atravesando la tormenta con los otros discípulos, usas el pasaje en tu vida de hoy.  Que tormentas estas pasando hoy, que necesidad tienes hoy, ¿que Dios te quiere decir sobre ese pasaje hoy?

Oración de los Salmos

Los salmos son oraciones escritas en la biblia.  Una de las formas conocidas de orar es orar con los salmos, puedes tomar un salmo diferente cada día y reflexionar en él, orar con él, pedirle a Dios que te ayude e ilumine por medio del salmo que leas.

Adoración Eucarística

La adoración eucarística, también se conoce como una hora santa. Es un tiempo en el cual oras directamente frente a Jesús en la eucaristía. Esta es una forma de orar, muy popular, porque te encuentras en presencia de Dios altísimo en una forma que es diferente a las demás.  Durante la hora santa o tu adoración eucarística, tu puedes orar mental, vocal, contemplar, puedes hacer una lectio, meditación de San Ignacio o de Agustín, oración personal con Dios o simplemente contemplar su grandeza en silencio.  La adoración eucarística es una oración transformadora.

Santo Rosario

Una de las oraciones mas conocidas en la iglesia es el santo Rosario.  El santo rosario puede ser una oración vocal, mental, contemplativa y meditativa, todo depende de como tu quieras ejecutar el rosario.  El rosario es una oración bíblica, en el sentido que usa pasajes de la biblia para meditar y contemplar.  El rosario en si es una oración de intercesión, por la cual le pedimos a la virgen María que interceda por nosotros y nuestras necesidades a Dios.  La meditación del rosario esta basada en los misterios de la vida de Jesús, contemplamos los momentos de alegría, de tristeza, de gloria y de revelación de Jesús, sus discípulos y la virgen.

Estos son solo algunos de los métodos de oración mas populares o comunes, pero hay muchos mas y ninguno es mejor que otro, todos tienen su forma, su lugar y su método.  Lo importante es que oremos, que busquemos la forma de comunicarnos con Dios, que lo escuchemos, que fortalezcamos esa relación. Por medio de la oración conocemos mas de Dios y también de nosotros mismo, la oración nos ayuda a ser mejores personas, a pensar mas en los demás, a reflexionar sobre nuestras vidas y a conocer el diseño o el plan que Dios tiene para nosotros.

¿Qué es orar sin cesar?

Orar sin cesar es orar sin descanso, es orar sin desmayar, es orar todo el tiempo.  Orar sin cesar es estar en comunicación con Dios en todo tiempo, sumergirnos en su presencia, en su ser, en su esencia.  Orar sin cesar es ponerlo todo a los pies de Dios e implorarle a Dios que se encargue de nuestras vidas por completo.

Pero si orar sin cesar es orar en todo tiempo, como podemos orar sin cesar, cuando tenemos trabajos, escuela, familias, actividades que involucran nuestro tiempo, tesoros y talentos. ¿Si oramos en todo tiempo cuándo podremos elaborar las otras actividades? ¿Cuándo podremos fomentar las otras relaciones?

Estas son preguntas que quizás te has hecho o te las han hecho.  La razón por la pregunta es porque pensamos en la oración en una forma externa.  Pensamos que para orar necesitamos estar en un lugar específico, o estar con los ojos cerrados, o estar en una posición especifica (como de rodillas o postrado).  Pero como vimos anteriormente, la oración tiene muchas formas, tiene muchas categorías y tiene muchos métodos.  Lo importante es orar.  Orar es crear una relación con Dios, es comunicarnos con Dios, es hablar con Dios.  Como tal, podemos hablar con Dios en todo tiempo, podemos hacerlo vocal/verbal, podemos hacerlo mental o en forma contemplativa.  Cuando estamos trabajando, podemos dedicarle nuestro trabajo a Dios, esa es una forma de orar.  Nuestras actividades, nuestros compromisos, nuestras relaciones pueden y deben de ser formas de orar a Dios.  Esta es la forma de la cual podemos orar sin cesar, podemos orar siempre, podemos orar sin desmayar.  Orar sin cesar también nos invita o implica orar sin perder la esperanza.  La oración nos invita aprender a ser pacientes, esperar en la voluntad de Dios y no la nuestra.  Cuando oramos sin cesar, oramos con fe de que Dios nos va a contestar nuestras oraciones, esa fe y esperanza, nos debe ayudar a seguir orando, a no desmayar, a no abandonar la oración.

Entonces;

¿Qué es la oración?

La oración es nuestra comunicación con Dios, es la forma de hablar con Dios, es la forma de recibir el amor de Dios, es la forma de crear una relación con Dios.

¿Qué es orar sin cesar?

Orar sin cesar es orar sin desmayar, orar con fe, orar con esperanza, es orar en todo tiempo.

¿Como podemos orar sin cesar?

Oramos sin cesar cuando entregamos todo lo que tenemos a Dios, cuando todo lo que hacemos, lo hacemos por Dios, para Dios y por medio de Dios.  Orar sin cesar es poner a Dios primero y recordar que todo lo que hacemos puede ser una oración a Dios.

Muchas veces hacemos de la oración algo mucho mas complicado de lo que debe ser.  La oración personal debe de ser personal, debe de ser distinta para cada persona.  Por medio de esta oración creamos esa relación con Dios, una relación que es única y especifica.  Como la oración es simplemente comunicarnos con Dios, lo podemos y debemos hacer natural, de la forma tal como somos.  La oración no tiene que ser complicada, puede ser tan simple como una palabra.  Escuche de una historia donde una persona en su adoración eucarística oraba a Dios y su oración completa consistía en esta persona repetir; ¡ABBA! ¡ABBA! Lo cual quiere decir padre, papito.  Esta simple oración, de una palabra, tiene un gran significado y poder para esta persona, porque lo ayuda a reconocer quien es su padre, que el es hijo, al igual que su dependencia de Dios.  Este es un simple ejemplo de lo que es la oración.  La oración es simplemente tu relación con Dios.  Te repito que lo importante en la oración es que la hagas y que la hagas de corazón.

Hay personas que me dicen que no saben como orar personalmente y que les gustaría una guía para como orar.  Como dije anterior la oración personal es personal, no tiene formula buena o mala, lo importante es hacerlo, pero encontré una formula que usa un hermano llamado Matthew Kelly, la cual pienso que es una buena formula para alguien que este comenzando y no encuentra como comenzar el proceso de la oración.  Son siete pasos en el proceso o en la formula/guía:

  1. Gratitud- comienza dándole gracias a Dios por tus últimas 24 horas.
  2. Reflexión- piensa sobre tus ultimas 24 horas, que hiciste bien, que hiciste mal, que puedes mejorar, pídele a Dios la fuerza para cambiar y el conocimiento para seguir sus recomendaciones.
  3. Momentos Significantes- piensa en momentos, personas, pensamientos o actividades que fueron significantes para ti en las últimas 24 horas, pídele a Dios que te revele lo que el quiere que aprendas de ellos.
  4. Paz- piensa en las ocasiones de pecado en las últimas 24 horas: ¿a quién heriste? ¿Por qué? ¿Qué pecados cometiste? Pídele perdón a Dios y pídele que te llene de su paz.
  5. Conversión- reflexiona en tus ultimas 24 horas, en los momentos, situaciones, en tus pecados y pídele a Dios que te muestre como el quiere que tu cambies, que te muestre que conversión debes de tener.
  6. Los demás- en este momento pon todas las intenciones de los demás a los pies de Dios, pide por todas las necesidades del mundo, de tus familiares, de tu comunidad, de tu iglesia, de tus seres queridos y aun mas por las intenciones que te han entregado para que pidas por ellas.
  7. Padre Nuestro- el padre nuestro es para mí una de las oraciones perfectas; ¿por qué? Porque Jesús mismo nos la enseño, Jesús nos la entrego como ejemplo, como guía, como formula a seguir en la oración. Por esta razón es una forma perfecta de terminar tu oración personal.

Como hemos mencionado esto es solo un ejemplo o un guía de cómo puedes desarrollar tu oración personal.  Repito que lo importante es que ores.  Busca la forma de crear un habito de oración en tu vida.  Puedes comenzar con cinco minutos al día, después diez, después quizás veinte minutos y hasta más, por medio de la oración encontraras que tu relación con Dios crecerá y Dios te ayudará a seguir en la jornada llamada vida.

Como una de las oraciones perfectas para mi es el padre nuestro, ya que nos la enseño Jesús mismo, me gustaría concluir con la oración.  Recuerda lo importante es orar, no tengas miedo, no te intimides, Dios te espera.

Mateo 6: 9-13

“Ustedes, pues, oren de esta manera:‘Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea Tu nombre.
10 Venga Tu reino.
Hágase Tu voluntad,
Así en la tierra como en el cielo.
11 Danos hoy el pan nuestro de cada día[a].
12 Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal).
13 Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno). Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.[b]

Bendiciones

Artículos de Interés

Reflexión de la Parábola: El Hijo Prodigo

 Puntos fundamentales sobre La Santísima Trinidad: ¿Qué Es La Santísima Trinidad?

¿Quién es Bartimeo? ¿Qué puedo aprender de la historia de Bartimeo?

¿Cuáles son los libros de la Biblia Católica?

Camino A Emaús

Reflexión: La Hemorroisa

¿Cuál es tu Montaña?

La Misa: ¿Que es la misa? ¿Porqué ir a misa?

Presione aqui para visitar nuestra pagina de oraciones

Recent Posts